El Hexágono: La Creación Colectiva, La Dualidad Infinita

Radiococoa – Diciembre 16, 2015

El Hexágono es: “…cómo las cosas pueden partir de una geometría perfecta, abrirse a todas partes y convertirse en lo que sea.” (Ana Segovia) “Una unión entre lo masculino y lo femenino. Contrae ambas fuerzas y se convierte en un símbolo de unión.” (Camila Correa) “Es la representación de la flor de la vida, y la flor de la vida es la representación del mundo material en sí.” (Ángela Romero)

Así define cada una de estas tres artistas a la figura en base a la cual se agruparon para crear juntas, pensando en una misma energía. El pasado miércoles 9 de diciembre de 2015, Ángela Romero, Camila Correa y Ana Segovia dieron un paso grande y se arriesgaron a exponer su trabajo de forma independiente, auto-gestionada y profesional. Utilizaron el hexágono como forma común, aquel elemento del universo que reúne dentro de sí todas las dualidades y las junta para la creación.

En la exposición se puede observar cómo cada artista deja ver un poco de su interior a través de su medio. Fueran pinturas, instalaciones o fotografías, los trabajos conforman un conjunto que viene a ser la materialización de su visión artística. A la vez, representan un momento crucial en la vida de cada una: el primer paso para entender su obra fuera de sí, en su relación con el mundo.

Lo primero que se encuentra al entrar a la galería son las instalaciones de Ana Segovia. Es la propuesta más experimental de las tres y se basa en el objeto-arte y el performance. Cuenta que nunca tuvo una buena escuela de pintura ni de escultura, y así fue que decidió experimentar por otro camino: “Siempre me ha gustado reciclar. Estando en esa línea me interesó utilizar cosas que ya existían para crear nuevos objetos” nos cuenta. Su encuentro con el performance fue más reciente, pero no por eso menos importante: “No tenía idea de la existencia del performance hasta hace 2 años. Cuando lo vi dije: ‘¡Qué increíble! ¡Se puede hacer arte con tu cuerpo, con una acción!”.  

A través de estos medios su premisa como artista se ha consolidado en “darle a conocer a la gente que puede hacer arte con cualquier cosa.” Para ella no hay que limitarse a los materiales tradicionales para crear. Esa noche, Ana dio vida a la galería con un performance. Toda la sala calló cuando ella comenzó a moverse entre la gente, midiendo con una cinta la distancia entre sus cuerpos y el suyo, y anotándola en su piel. Concluyó con un abrazo, dejando en claro que para ella el arte es una forma de acercarse a las personas.

Hacia el fondo de la sala están las esculturas y las fotografías de Ángela Romero. Ahí, cada pieza guarda algo de misticismo dentro de sí. A pesar de ser la mayor entre las tres, esta también fue su primera exposición seria. Cuenta que se encontró con ambos medios desde el inicio de su carrera, aunque los adoptó para su proceso artístico de forma diferente. La escultura provocaba en ella el trance, “un estado en el que las horas pasan volando, solo estoy disfrutando y no hay poder humano que me desconcentre”. Así fue que se enamoró del modelado y habiendo encontrado su acercamiento a los materiales cuenta que ha “…entrado en un proceso de comunicación con el medio. Yo dejaba que me diga por donde ir. Sentía un proceso de conversación conmigo misma y con el material en sí”. 

Con la fotografía fue distinto: “He tenido una relación un poco difícil con la fotografía. Al principio me gustó mucho más la fotografía análoga. Seguí un minor en la universidad y habían proyectos que no me salían bien y cosas que eran súper difíciles para mí.” Define que las imágenes son un arma de doble filo para comunicar ideas. No obstante, una vez que encontró su voz dentro de ellas, y aprendió a usarla, descubrió que “es un medio que me deja jugar, experimentar, equivocarme. No solo las imágenes que están perfectamente pensadas o presentadas pueden decir cosas. Por eso es como un Laboratorio Visual”. Si bien Ángela no pretendió dar una forma definida a sus obras en un inicio, inconscientemente ellas fueron adoptando a la feminidad como un concepto central. Ahora, sus esculturas y sus fotos lo reflejan latentemente y con muchas formas. Como ella lo define: “la feminidad es una energía muy sutil y muy suave, que puede  estar dentro de la mujer y también del hombre.”f

Completando la vuelta al Hexágono están las pinturas de Camila Correa. Llenas de color irrumpen en el blanco pulcro del salón. “Básicamente mi obra nace de una manera de autoconocerse. Los colores son simbolismos más que nada y al momento de pintar me llaman por alguna razón, para alguna figura” dice ella. Su trabajo es una exploración de la dualidad a través de la forma y el color: “Me enfoco mucho en los cuerpos, en esta figura orgánica que es muy femenina y al mismo tiempo puede llegar a ser súper masculina.” 

Las formas fluyen con mucho dinamismo en el lienzo, reflejando una conexión muy enérgica con el trabajo. Camila evidencia esto al decir que lo que más le apasiona es pintar. ¿Sus planes a futuro?: “Quiero empezar a hacer formatos más grandes. Yo creo que el arte es una manera tan hermosa de comunicar y de cambiar que quisiera que esté en todo lado. Quisiera trabajar también en cosas en la calle como murales…pero la idea es que se vea, se conozca y que pueda motivar o conmover”. 

Complementando la energía femenina del Hexágono, Nicolás Hidrobo, Galo Pérez y Raúl Molina realizaron una lectura de poesía. El sonido de sus palabras puso voz a las obras de las chicas de algún modo. Unieron lo femenino con lo masculino en un solo producto, en un solo espacio para la emoción y la imaginación. De esta forma concretaron la energía dual que ven fluir entre todas las cosas, aquella que permite la creación infinita a partir del hexágono.

Las tres coinciden en que “El Hexágono”, como muestra, fue más que nada una forma de lanzarse. Según Ángela: “a pulso”, según Camila: “a la brava” y según Ana: “para intentar aprender algo”. Es destacable el hecho de que ninguna de las tres tiene una trayectoria extensa, ni un nombre famoso en la escena. Sin embargo, eso no importó y más bien les permitió romper las convenciones para arriesgarse y exponer su obra, consolidando así su carrera desde temprano.

A partir de la iniciativa de Ángela (quien tuvo la idea de exponer y fue la gestora principal a la hora de conseguir el espacio), las tres chicas supieron trabajar su medio y ayudarse entre sí, sin estorbarse, permitiendo que las cosas fluyeran naturalmente hacia lo colectivo.

El Hexágono fue un experimento más que nada, una forma de producir algo a partir de la afinidad que surgió entre ellas. Trabajar de forma colectiva fue una buena experiencia, y una posibilidad que no descartan a la hora de pensar en su futuro.

La muestra estará abierta en la Galería +ArteCentro Comercial Home Design de Cumbayá, Local 26. Todavía pueden acudir a verla y empaparse de la energía de la creación en conjunto, aquella que permite respirar al universo.

Radiococoa – Diciembre 16, 2015

http://radiococoa.com/RC/el-hexagono-la-creacion-colectiva-la-dualidad-infinita/

2017-07-10T21:23:10+00:00