Valdez expone su muestra Goro-Goro en Más Arte Galería, en Quito

La Hora – Febrero 01, 2017

Una dicotomía constante hay en la propuesta plástica de Raymundo Valdez. Lo dual, en forma y contenido, no puede pasar por desapercibida. Historia y memoria se funden entre el presente y una mirada futurista; el trazo violento se fusiona con la sutileza de la línea; el dolor de un hecho se dosifica con algo de humor; la silueta humana se distorsiona de manera caricaturesca; tonos cálidos resultan infaltables, al igual que los fríos.

La pintura de Valdez invita a la pregunta y repregunta. Los ‘por qué’ abundan en medio de luchadores de sumo, héroes de historietas acabados, grafías japonesas, desvanecimiento de rostros: un diálogo vertiginoso se produce entre obra y espectador.

Tan vertiginoso como los acrílicos que emplea, esos que le permiten hacer del pincel el pedal de un acelerador incesante en esa autopista llamada creatividad, la cual se alimenta de ciertos referentes visuales, así como de artistas que resultan “difíciles de esconder” porque “se nota la influencia de los mismos”, tal como señala el propio Valdez.

Por una parte, los rostros –que se diluyen en medio de la mancha- son un guiño al estadounidense George Condo; también está esa paleta limitada –que puede hacerse infinita tan solo con la mezcla de cuatro colores- y el pincelazo fuerte de Jorge Velarde, con quien trabajó en un mural y le enseñó lo referente al juego cromático.

Y es que el juego de los colores, por suerte, nunca termina, y una parte de ellos componen el universo de Valdez, que por ahora se exhibe en la Más Arte Galería. El artista guayaquileño presenta ‘Goro-Goro’, muestra que se inaugura esta noche, a las 19:00.

Propuesta

Valdez trabaja su propia versión de superhéroes. Al igual que en el cómic, él presenta su visión sobre el ocaso de estos seres que parecerían no rendirle factura al tiempo. Claro que no abundan las viñetas, pues el público es quien puede tejer las historias al observar las pinturas.

Batman, Superman y Flash aparecen con rostros deslucidos en medio de primigenias portadas: pasado y presente se juntan con algo de ironía para reflexionar sobre el tiempo.

El tiempo resulta un paradigma en la propuesta de Valdez, quien con un tono burlón muestra cómo los héroes, en sus orígenes, se humanizaban en proporciones, contrario de ahora que son superhombres. Es decir, propone el detenerse a pensar sobre cómo el deseo pasó a suplantar al reconocimiento haciendo de su contenido una dinámica alterativa.

Una alteridad que también recae en la historia, tal como lo demuestran los rostros plasmados en ‘Operación Crossroads’, una alusión a las misiones de experimentación bélica de las tropas estadounidenses; o en ‘B-29 Bockscar’, una radiografía sarcástica al bombardero que arrojó una bomba atómica en Japón.

En definitiva, el espectador se encontrará frente a un espejo por más que los lienzos muestren rostros derretidos, pues algo de la decrepitud de los superhéroes o el endiosamiento a luchadores de sumos refleja a nuestra humanidad, que resulta ser una gran carga de comicidad.

Intercambio

La galerista Gabriela Moyano, directora de Más Arte, explica que la llegada de la muestra ‘Goro-Goro’ responde a una propuesta de intercambio que se planteó en conjunto con David Pérez, de la Galería DPM de Guayaquil. La idea es que de manera anual intercambien una muestra que se haya presentado en las mencionadas galerías y apostar por exposiciones itinerantes.

La Hora – Febrero 01, 2017

https://lahora.com.ec/noticia/1102026344/noticia

2017-07-10T21:01:34+00:00