La TurboArqueología es parte del proceso creativo de Quixosis

Radiococoa – Marzo 16, 2017

La basura del pasado adquiere un nuevo significado. Daniel Lofredo recolecta características de la sociedad y las transforma en objetos cargados de registro cultural. A eso lo llamó TurboArqueología.

“Yo sentí que todas las paredes me miraban. Ahí comprendí el significado de los ojos en su contexto cultural y cómo lo estaban transmitiendo a través de la apropiación de su calle, barrio o plaza”, dice Daniel Lofredo al describir su experiencia en Irán y su sorpresa, al presenciar la interacción de las personas con sus carteleras. Lofredo ha estado trabajando en esta idea como proyecto de arte y hace poco hizo una exposición en la galería MÁS Arte.

Durante su viaje, se dio cuenta de que las paredes o espacios en los que son pegados los anuncios, carteles o panfletos se convierten en una zona de interacción colectiva. Las personas arrancan, rasgan o raspan los afiches a manera de apropiación del territorio público. De esta forma, los ciudadanos participan en la evolución de su propio proceso cultural.

Para Daniel, quienes pegan afiches -y los que los arrancan-, se convierten en autores anónimos de un tipo de street art, muchas veces igual de contestatario que el graffiti.

En esta zona de Medio Oriente, el papel es arrancado hasta solo dejar el fragmento de los ojos y las cejas de las personas en los anuncios. De esta forma, la parte expresiva del rostro se la quita de contexto y solo se queda pegado estos pedazos a manera de antifaz en la superficie urbana.

“Las personas que caminan por las carteleras pueden intervenirlas y así dejar su marca en un territorio compartido”, continúa Daniel con la anécdota que le llevó a plantear su proyecto y describe lo “intimidante” que era caminar por una calle llena de miradas.

El proyecto TurboArqueología comenzó como una búsqueda fotográfica de texturas. Luego, se transformó cuando Daniel comenzó a coleccionar estos pedazos de carteleras llamativas. Los espacios públicos y la interacción de los ciudadanos dentro de ellos se convierte para él en una ventana viva de nuestro crecimiento cultural.

Daniel Lofredo también conocido como Quixosis recolecta este conjunto de papel pegado en capas y las esculpe, pica, quita los excesos para liberar a manera de collage una imagen con alto contenido crítico. La combinación de texturas, colores y formas en las piezas actúan como un referente concreto de la cultura popular. Los retazos de papel forman parte de un registro de interés colectivo, al verse cargados de información.

Daniel Lofredo a.k.a Quixosis, también es conocido por su proyecto musical de live analog electronic. Con diferente estética es aplicado este mismo concepto cultural en la música que hace. Recordar, traer al presente y crear una conversación entre lo antiguo y lo moderno no es nada nuevo para su trabajo. Porque buscar sonidos empolvados y replantearlos por medio de la mezcla es quizás una de las características distintivas de su musicalidad.

Daniel plantea a la TurboArqueología como parte de su proceso creativo. El arte se presenta como una herramienta de comunicación para él y le sirve de canal para relacionarse con el contexto cultural.

“Se marca un antes y un después en mis influencias musicales cuando, encontré el archivo de una disquera enterrado entre papeles”, cuenta Daniel emocionado al conversar sobre lo valioso de este descubrimiento para su creación musical.

En medio de los tesoros escondidos del abuelo, entre cartas y máquinas de escribir, Daniel encontró hace unos años  300 temas grabados en cinta magnética de medio o un cuarto de pulgada. Estos archivos preservados por más de 45 años pertenecían al sello discográfico Caife, inaugurado en 1950 y de propiedad de su abuelo. Al encontrarse con estas reliquias musicales nunca antes escuchadas, Daniel decide digitalizarlas.

El gran reto comenzó por encontrar el aparato para poder reproducirlas y luego identificar algunos de los intérpretes musicales. Clásicos como Olga Gutiérrez (ARG) o Laura Muenala (ECU) se escuchaban junto con algunos músicos del movimiento indigenista en los 80 cassettes encontrados. Bajo el nombre Memoria Análoga son difundidos los temas restaurados por Quixosis pertenecientes a esta burbuja temporal.

Su interacción artística le sirve como un estudio antropológico. Daniel trata de comprender la visión de los pueblos por medio de comportamientos sociales; como la música que componen, los eventos que son importantes para ellos o, por qué no, la interacción con los espacios públicos.

La idea de mezclar lo callejero con la exhibición, lo popular con lo de vanguardia y a la basura con el arte es parte de su ideal de borrar esta linea divisoria ente ambos mundos. El objetivo es que este trasfondo cultural que compartimos todos se vuelva visible y nos demos cuenta de nuestro pasado único. Para él es cuestión de perspectiva, “es darnos cuenta del verdadero significado de lo que nos rodea”.

La TurboArqueología es constante en sus muestras artísticas tanto en la música como en las artes visuales. De manera paralela Daniel investiga en profundidad los ritmos y sonidos tradicionales de Ecuador y Latinoamérica, mientras explora las interacciones individuo-arte como parte del proceso cultural.

El arte, según su mirada tiene un papel contestatario a imposiciones sociales. Esta conversación se muestra de forma clara en las intervenciones públicas. Una evidencia de esta investigación humana es su último trabajo de restauración musical “Música Popular Ecuatoriana Volumen 2”, con material también encontrado en los archivos de Caife Records.

 

Radiococoa – Marzo 16, 2017

http://radiococoa.com/RC/la-turboarqueologia-es-parte-del-proceso-creativo-de-quixosis/

2017-07-10T21:49:48+00:00