David Celi propone un paisaje Racional-Salvaje, en Más Arte Galería

La Hora – Abril 28, 2017

El artista ecuatoriano expone en Más Arte. Se consolida como un compositor visual.

Galileo destruyó la idea de que fuéramos el centro del sistema solar: los astros y los planetas no giraban alrededor de la Tierra. El humano se contentó con ser el centro de aquella Tierra, gracias a que era un ser divino. Darwin, con su ‘Teoría de las especies’, planteaba que no éramos tan divinos como pensábamos. El premio consuelo fue el ser, por lo menos, animales racionales. Hasta que llegó Freud y enseñó con sus pensamientos que el instinto habitaba irremediablemente en nuestro interior: imposible renunciar a nuestro lado salvaje.

Todo lo antes dicho se resume visualmente en la propuesta de David Celi, quien comparte su trabajo titulado ‘Racional-Salvaje’. El artista, justamente, es conciente que el ayer y el antes de ayer nos define, así como nos proyecta al futuro.

Experimentación, cotidianidad y la estructura urbana rigen a Celi durante su búsqueda incesante frente al comportamiento de la sociedad, al crecimiento de la urbe.

“Siempre me planteo y reflexiono sobre cómo crece la ciudad, un organismo vivo que crece tan espontánea como desproporcionadamente”, comenta el artista, quien termina entregando una serie de paisajes que demuestran cómo la construcción arquitectónica va cambiando, la misma que refleja a la vez el cambio que la humanidad va soportando.

Reflexión

Para Celi, quien se consolida como un compositor artístico que da vida a una serie de paisajes y escenarios cautivantes, el salvajismo “se mira cuando la ciudad crece, porque este crecimiento da lugar a las pregunta: ¿qué tan racionales podemos ser?”.

¿Será que el hombre es sumamente racional cuando ha terminado enajenado y doblegado por el metal? Dispara el artista a través de su obra.

La tonalidad plata tiene total supremacía en su propuesta, revelando lo frío del metal y exponiendo al sistema monetario –cenit y base de nuestra sociedad- como nuestra realidad temporal.

Ese tono que termina, por ejemplo, predominando en las construcciones opulentas del presente donde la razón nos indicaría bienestar y seguridad.

Obra

Celi, con su obra –donde intervienen óleos, acrílicos, zinc, pintura holográfica, mallas metálicas, polvo de vidrio, entre otros materiales-, demuestra cómo las estructuras de la ciudad terminan siendo el reflejo de nuestras sociedades actuales.

El lado más feroz de la muestra ‘Racional-Salvaje’, que se exhibe en Más Arte Galería, se puede apreciar con la instalación que da la bienvenida: un pedazo de malla metálica tiene como telón de fondo un tramo de la pared pintado de negro desde el filo del techo y vence el filo del piso para embarrar la baldosa, dando un efecto de que la obra está viva y puede manchar los pies del observador.

Este juego de Celi resulta contagiante y demuestra que para el arte no hay soporte como límite absoluto: el arte es libertad y no tiene fronteras, el arte es salvaje –si se mira semánticamente a lo salvaje-, y sin domesticación se vive en libertad.

La libre experimentación del expositor permite al público despojarse por un momento del metal que pesa en nuestros cuerpos. Quizás, sin razón aparente, muchos terminemos aullando a aquella Luna que el artista a impregnado en la galería y que se encuentra cercada con alambres de púas: ¿seremos capaces de saltar el cerco por un momento?

Otra muestra

David Celi también llega con su obra la próxima a la Perla del Pacífico. El artista inaugura ‘Vestigios de construcciones’ en el Museo de Guayaquil, el 04 de mayo (18:00). La muestra permanecerá abierta hasta el 20 de mayo.

La Hora – Abril 28, 2017

https://lahora.com.ec/noticia/1102053372/noticia

2017-07-10T20:16:56+00:00