Gabriel Pérez Mora-Bowen integra la dualidad en la muestra Eudæmonia

El Telégrafo – 24 de febrero, 2018

La más reciente muestra del artista quiteño se exhibe en la galería Más Arte hasta el próximo 16 de marzo. Este trabajo incluye dibujos, pinturas y fotografías que dialogan con el control y la inconsciencia, lo femenino y masculino.

La obra central de la más reciente muestra del artista quiteño Gabriel Pérez Mora-Bowen es un animal cargado de símbolos y prejuicios. Se trata del dibujo de una polilla en el que se revelan trazos precisos, minuciosamente controlados, que se mezclan con líneas más sueltas.

Esta mariposa nocturna, que ha sido vinculada exclusivamente con la muerte, en culturas ancestrales fue considerada como un conector entre los seres humanos y los dioses. Además, la polilla que Pérez Mora-Bowen dibujó, sin saberlo, era conocida científicamente como Eudæmonia, que también es el nombre de su exposición que estará en la galería Más Arte hasta el 16 de marzo.

Luego de un trabajo sostenido con la fotografía, el artista hace un pare en su proceso creativo y decide volcarse a la experimentación, a trabajar con otros registros, como la pintura y el dibujo.   

Su obra, que ha estado relacionada con la naturaleza y ha estado expresada a través de la fotografía analógica (usando la técnica de la doble exposición), ahora juega con lo espiritual y la dualidad, con lo masculino y femenino, pero, sobre todo, con la necesidad de integrar las sombras –que siempre se las rechaza por mal comprendidas, como a las polillas– al individuo.

La exploración de estos temas tiene un origen filosófico que se remite al concepto de eudæmonia y que fue desarrollado por los griegos. Como doctrina ética, esta palabra era definida como “florecimiento personal”, que se logra sin rechazar todo lo que nos define. “Hay que quitar el prejuicio de la sombra. La sociedad nos enseña a tratar de ocultar nuestros sentimientos más profundos y de que evadamos los conflictos, las contradicciones, nuestro lado femenino. La sociedad necesita sanar esas cosas, hay muchas violencias ahora. Esta muestra ha sido un desahogo”, comenta Gabriel durante un recorrido guiado.

La primera serie que se muestra se llama ‘Flujo dualidad’ y se trata de un dibujo de una montaña que emula la técnica de la doble exposición, pero de manera más intuitiva, pues no se basa en ningún paisaje en concreto. Al lado de esta pieza hay varias fotografías analógicas en impresión digital hechas en El Cajas, Azuay, que guardan mayor relación con el trabajo anterior del artista.

Luego se presentan fotografías instantáneas que fueron intervenidas con óleo y en las cuales la naturaleza y el cuerpo femenino hacen una comunión abstracta, única. A esta serie titulada ‘Onírica’ le sigue el dibujo de la polilla y, más adelante, hay dibujos trabajados con carboncillo y grafito en barra. “Para mí trabajar con la naturaleza me ha llevado a querer indagar cada vez más en el misterio, tanto interno como externo, y tratar de encontrar ese punto medio en donde empieza a vislumbrarse un balance, ya que la vida consiste en ello. La luz y la sombra, el sol y la luna, lo masculino y lo femenino”, dijo Pérez Mora-Bowen durante la inauguración. (I)   

las leyendas de la foto: El artista fue parte de la muestra colectiva Absorber la ficción, que se expuso el anterior año en el Centro de Arte Contemporáneo de Quito (CAC).

La serie ‘Onírica’ contiene diversas fotografías instantáneas que fueron intervenidas con óleo por el artista. La naturaleza y el cuerpo femenino figuran en esta serie como centros que detonan en imágenes abstractas.   

Mediante carboncillo y grafito en barra, Pérez Mora-Bowen hace varios dibujos en los que se siente el influjo de la masculinidad y la feminidad.

En la muestra también se exhibe una serie de cuatro fotografías analógicas en doble exposición que fueron realizadas en El Cajas, Azuay.   

El Telégrafo – Febrero 24, 2018

https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/cultura/10/gabriel-perez-mora-bowen-integra-la-dualidad-en-la-muestra-eudaemonia

2018-02-24T11:54:27+00:00