296 piezas del Museo de Jama fueron restauradas

El Telégrafo – 23 de abril, 2018

Los objetos, pertenecientes a una de las culturas precolombinas más importantes de la arqueología local, fueron destruidos por el terremoto de 2016.

El primer Museo Arqueológico de Jama fue inaugurado en 2008. Seis años después, uno de los peores desastres naturales que ha habido en el país lo derribó y todas las piezas precolombinas que había en el repositorio quedaron atrapadas por las vitrinas que se desplomaron o salieron desperdigadas de sus estanterías.

Las piezas quedaron destruidas y en el suelo estaban regados fragmentos de varios tamaños. Un grupo de voluntarios -entre quienes estaba el escritor quiteño Carlos Arcos Cabrera, cuya casa en Don Juan fue afectada- trató  de rescatar los restos de los objetos, pero este tipo de trabajo técnico los superó y se   acabaron sus insumos, por lo que el 5 de mayo de 2016 el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) acudió en su ayuda. 
En noviembre de 2017, 296 piezas pertenecientes a la colección del Museo de Jama -reconstruido en el último año- llegaron al taller de restauración El Obrador, en Quito. Esto se dio gracias al Fondo del Embajador para la Preservación Cultural, que fue creado por el Congreso de  Estados Unidos en 2000. 

“En el Museo de Jama no había luz, todo estaba diseminado. Los voluntarios  se metían sin zapatos para no dañar más. No se podía identificar qué fragmento pertenecía a cada pieza. El INPC mandó a alguien de riesgos para que ayudara en el salvataje de los fragmentos y se quedaran las piezas encajonadas en Jama. Ya en orden, no había peligro de que las barran y se acabe la colección”, comenta Sylvia Ortiz, una de las restauradoras de este proyecto emblemático. 

Antes de viajar hacia el nuevo Museo de Jama (2 de mayo), estas piezas serán expuesta en la galería Más Arte hasta el 27 de abril.    Los 296 objetos que conforman esta colección tienen un lenguaje que -traducido a sus características iconográficas, técnicas y estéticas- logra una aproximación eficaz al conocimiento de la cultura Jama-Coaque. Las piezas fueron restauradas e inventariadas luego de cuatro meses por un grupo de ecuatorianos y el Instituto Benjamín Carrión, institución que aplicó al Fondo del Embajador y que resultó ganadora entre otros 107 proyectos que fueron presentados en Washington.  “Nosotros trajimos 246 piezas que vinieron en fragmentos y cuando las armamos en Quito quedaron 296 piezas. No es que recuperamos, sino que el INPC tomó en cuenta los torteros como elementos únicos. Antes se los contabilizaba en grupo y fue así cómo logramos aumentar el número”, resalta Ortiz, quien en su taller ubicado en Guápulo también trabaja con pintura de caballete, esculturas, pintura mural, material gráfico, documentos, entre otros. Uno de sus últimos proyectos, en 2014, fue la restauración de las pinturas en gran formato de Miguel de Santiago, que se encuentran en el Convento de San Agustín. Sin embargo, Ortiz cuenta que no han sido tiempos fáciles para su oficio y lanza un ejemplo crítico: el cierre este año de la Escuela de Restauración que funcionaba en la Universidad Tecnológica Equinoccial. “Hay demasiado restauradores y no hay trabajo”. La restauradora remarca que cuando sucedió el terremoto de 2016 el Gobierno estaba desbordado económicamente y la empresa privada no podía ayudar, así que aplicaron a esos fondos extranjeros, cuyo presupuesto fue de $ 76.000.

 

Recorrido por la muestra

El período de desarrollo regional de la cultura Jama-Coaque es de 1045 año (desde el año 355 a.C. hasta   400 d.C), mientras que su período de integración  fue de 1132 años (desde el año 400 d.C. hasta 1532 d.C., cuando fue la conquista española).

En la exposición de Más Arte se puede apreciar la organización política, religiosa y social de la cultura Jama-Coaque a través de piezas que representan a sus figuras más respetadas, como los chamanes, sacerdotisas o caciques (señores principales).

También hay maquetas que retratan, por ejemplo, los templos para las ceremonias religiosas. Los oficios están representados en figuras en las que destacan los balseros, los textileros y guerreros.

Se exhibe una muestra de su cerámica, de sus sellos (pintaderas), representaciones masculinas, femeninas y de animales. (I)

El Telégrafo – Abril 23, 2018

https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/cultura/1/piezas-del-museo-de-jama-culturas-precolombinas

2018-04-27T19:07:13+00:00