ÁCRONO

Flora de Neufville & Karen Miranda Rivadeneira

del 18 de septiembre al 1 de octubre, 2020

ÁCRONO une la obra de dos artistas ecuatorianas, Karen Miranda Rivadeneira y Flora de Neufville. Ambas artistas nos permiten acceder a una astilla del espectro cromático, pero también del tiempo. El color es continuo; el espectro visible toma los posibles colores creando transiciones casi imperceptibles entre uno y otro. De la misma manera, tampoco podemos percibir el límite de un día con otro; por lo que la representación del tiempo pretende ordenar su no linealidad.

Las obras de Karen Miranda Rivadeneira y Flora de Neufville son fracciones de paisajes que nos sitúan en épocas desconocidas, en las cuales a través del color engravitamos a nombrar lo que vemos. Cuando nos referimos al tiempo tendemos a carecer de un léxico adecuado. La obra de Karen y Flora nos invitan a leer las imágenes con nuevos colores de tiempo. Imágenes que no buscan narrar en un periodo determinado ni catalogar paisajes que hacen referencia a territorios.

Gabriela Moyano

Karen Miranda Rivadeneira

Mi arte tiene sus raíces en la tierra que me dio forma y en las historias que cuenta continuamente. Reclamo el cuerpo como espacio de narrativas que desafían la categorización, que crece en las periferias. Busco los territorios animistas almacenados en la profundidad de los pensamientos, al mismo tiempo que construyo una práctica social que se centra en la narración y el mantenimiento de historias. Veo el cuerpo como un recipiente para la fuerza creativa más primordial; y, sé la necesidad de soñar entre especies y co-crear con la tierra. Me interesan los mapas performaticos que almacena el cuerpo, específicamente en relación con la indigeneidad, la naturaleza y la resiliencia; que exploro a través de una variedad de medios incluyendo fotografía, performance y cerámica. Cuando contemplo la tierra, viajo al pasado y al futuro simultáneamente y este acto de contemplación enciende el alma.

Karen Miranda-Rivadeneira es una artista interdisciplinaria nacida en territorio Lenape (NYC), y creció en la costa tropical pacífica de Ecuador, de donde provienen sus padres y antepasados ​​más inmediatos. Su trabajo se centra en la memoria, la narración y el ritual a través de procesos colaborativos y narrativas personales. Las teorías interseccionales, el animismo y la curación basada en la tierra guían su práctica. Siguiendo estos intereses, ha colaborado con comunidades nativas y familiares para crear proyectos basados ​​en fotografías. Ha trabajado extensamente con comunidades indígenas en la Amazonía ecuatoriana, en la Cordillera de los Andes y, más recientemente, en el suroeste de Estados Unidos.

Ha expuesto ampliamente; entre los lugares The Portrait Gallery en el museo Smithsonian en Washington, DC, y en el Queens Museum. Ha participado en la bienal Musee Quai du Branly y recibió su beca de artista en residencia en 2017. Ha participado en las revisiones de portafolios del NYT dos veces, Fotofest en Houston, en el 3er foro latinoamericano en Sao Paulo, Brasil. En 2018 fue nominada para el Prix Pictet, el premio Foam Paul Huff, la iniciativa Rolex Mentor & Protégé; y fue preseleccionada para el premio Hariban. Su primera monografía fue publicada por Autograph ABP en 2018. Actualmente es una de las principales mentoras del programa de tutoría de Woman Photograph y ha recibido el premio WeWomen.

MEDA explora la relación con la naturaleza desde el principio del mito y la geología que está instrínseca en el cuerpo. En estas imagenes pretende investigar la memoria de la piel que es también la memoria de la tierra. La tierra como el primer lugar que habitamos y nuestro cuerpo como nuestra primera tierra. MEDA es una antología de la sinceridad de historias corporales, de la memoria viceral. Es una celebración de resistencia y una llamado a una nueva visión. Contemplar la tierra como una acción que nos lleva a reconocer nuestro origen y aclarar hacia donde vamos.

Flora de Neufville

Flora de Neufville (Quito, 1994) completó su licenciatura en Artes Contemporáneas en la Universidad San Francisco de Quito. Actualmente su trabajo parte desde la reflexión sobre las distintas formas de situar a lo natural. Su búsqueda en el arte deriva de la investigación y observación de organismos y entornos específicos, como anclaje a diversos procesos estéticos que devienen objetos, archivos y fotografía experimental. La producción de Flora, parte de la observación y acercamiento a distintos organismos de entornos específicos a través del vínculo corporal y sensorial. Construye narrativas íntimas que escapan de la realidad cotidiana a la vez acoge el contexto inmediato que la rodea. El constante movimiento en su obra se extiende hacia objetos e instalaciones exploradas mediante diversos procesos. La fotografía experimental, ha sido un medio para el desarrollo de un herbario parásito, investigación abierta en permanente expansión. Desde la morfología del paisaje y el principio parasitario, se detiene en su posible abstracción.

La presente investigación reflexiona sobre cómo nombramos y nos relacionamos tradicionalmente con las plantas. Utilizando la estética del ”herbario común”, el estudio supone profundizar en el análisis de ciertas plantas que habitan nuestro entorno, aquellas que desde las ciencias botánicas son categorizadas como un ecosistema invasor para la comunidad vegetal. Desde el vinculo microscópico, el herbario parásito centra su atención a lo que solemos comprender como “forma”, para cuestionar cómo miramos y clasificamos los medios orgánicos e inorgánicos existentes en el mundo. El herbario expandido se desarrolla en múltiples momentos y distintos lugares, en colaboración con Martín Kingman fotógrafo y cineasta, Flora genera un archivo de materialidades y formas de carácter monstruoso, texturas vivas y sensaciones no humanas.

Karen Miranda Rivadeneira
Karen Miranda Rivadeneira
Karen Miranda Rivadeneira
Flora de Neufville
Flora de Neufville