De niño recuerdo que era alérgico a los chocolates, cuando los comía –así sea uno solo- me enronchaba. Esos granitos rojos que aparecían me picaban tanto, los rascaba y esto me producía heridas que poco a poco desaparecían. Por eso siempre me familiaricé con las costras, con el tiempo de curación y con las marcas que pueden dejar. Las costras son esos pedazos de algo que no son carne ni herida –plaquetas y sangre- sino una carcasa que permite sanar y en algunos casos que oculta pus. Siempre escuché que, si la costra está caliente debajo hay infección.

“La costra.” es la primera exposición individual de Chris Vallejo Hernández, en ella explora sus dudas, sus preguntas y sus propios reproches. El cuerpo como material de reflexión y producción en torno al recuerdo y la memoria, son ejes centrales en este recorrido que va desde la piel, la quemadura y la herida hasta espacios más ilusorios y metafóricos, en donde aparecen las cicatrices que son menos visibles a simple vista, pero en donde realmente se encarna la herida, sin importar si la costra se cae sola o no.

Compuesta de 5 series y 3 piezas individuales, esta indagación desde la representación y la auto representación se convierte a sí misma en una herida que se va cerrando y, mientras eso pasa, hace ruido y deja marcas. El video performance, el foto bordado, la fotografía, el trabajo de archivo y la exploración textil permiten al artista, a lo largo de este proceso de creación, la construcción de un espacio de reflexión simbólico y material, que hurga con el dedo hasta donde duele.

De esta manera “La costra.” se convierte en la posibilidad de sanar, curar o incluso dejar podrir lo que se esconde debajo. Con cada puntada, frame y disparo de la cámara, el artista se cuestiona su propio espacio de creación, convirtiendo a sus imágenes en elementos que están en constante construcción y cambio, en potencias que se liberan con cada hueco por el que pasa la aguja y el ojo.

Sobre el artista:

Chris Vallejo Hernández, estudió comunicación social con una especialidad en edu comunicación en arte y cultura, una maestría en fotografía contemporánea latinoamericana y actualmente es tesista en la maestría en estudios de la cultura, con mención en artes visuales. Su proceso creativo está marcado por una constante reflexión sobre el cuerpo, el género y la identidad, la memoria individual y colectiva, al igual que el espacio público y privado. Su trabajo, se caracteriza por la reflexión material y por la experimentación de diferentes técnicas. Entre ellas está el bordado sobre fotografía y sobre papel, la costura, el arte textil o el retazal, al igual que la fotografía y el video performance.

Eda. Instalación (caja de luz de aluminio, tul bordado con hilos metalizados y botones). 8 x 28 x 40 cm. 2020.