Preámbulo

Sebastián Guayasamín

del 6 al 29 de octubre, 2020

Esta muestra de pequeño formato de Sebastián Guayasamín (1977), es un preámbulo. Un bello e íntimo preámbulo. Es un asomarse a una pequeña ventana propia para mirarse de lejos con las distancias del tiempo que madura, con los ojos que se agrandan, con el espíritu que se afirma en el origen.

Es la pintura su origen y son el bodegón, el retrato y el paisaje sus propios territorios.

Estos géneros de la pintura tan venidos a menos con el privilegio posmoderno del arte conceptual y los nuevos medios, cobran con Sebastián el valor de lo auténtico, la nobleza del oficio y la reivindicación de la pintura no solo como medio sino como propósito.

Son asimismo, tanto el trazo firme y limpio de sus dibujos, como el gesto puro contenido en una paleta cálida que apenas se asoma tras muchas sombras, sus pilares. Una paleta además, que siéndole tan propia evoca a la mismísima tradición barroca de donde han nacido muchos de los grandes pintores y que ha marcado el camino de tantos otros.

No dejo de recordar con esta muestra, las pequeñas e íntimas obras de maestros de la pintura, de la pintura que nunca muere, precisamente por el poder de lo genuino y auténtico, por el valor y el coraje del gesto inmediato; por la intención hoy día devaluada de abordar con curiosidad, pero también con pasión, un rostro que desborda, un humilde objeto que intriga, un entramado paisaje que desteje no solo los cielos sino la complejidad de una ciudad.

Esta es una muestra que hay que no solo mirarla sino sentirla, también desde la propia intimidad.

Ileana Viteri 2020

 

Sebastián Guayasamín Ernst (1977), Quito – Ecuador. Sus estudios formales de arte los realizó en la Universidad San Francisco de Quito y en la Universidad Nacional de las Artes (UNA), en Buenos Aires – Argentina. Dentro de su producción artística, su interés se ha centrado en técnicas tradicionales dentro del arte, como son el dibujo, la pintura al óleo, el pastel seco y el grabado. Actualmente su obra gira en torno al realismo y a la posibilidad de una captación cada vez mas profunda de la realidad en donde se destacan temáticas relativas al paisaje urbano, la naturaleza muerta y el autorretrato.